Antecedentes: Hira

La historia de la red Hirana tiene origen en un proyecto de muchos y de todos, es decir, los que se sienten atrapados por su magia. Pero Hirana nació desde el ADN mismo de otra red.

Hace aproximadamente seis años, conocí a través de la comunidad de Underc0de, a una red de IRC gigantesca: Freenode. Allí estaba el canal oficial de nuestro querido foro.

Seducida por el antiguo protocolo de comunicación, ya nunca más pude prescindir de entrar y terminé enviciada  con el IRC (eso no ha cambiado 😀 ).

En Freenode conocí a un chico de nick Polsaker (o Pols) que estaba iniciando un proyecto: la red HIRA y me invitó a participar en ella. Fascinada por el IRC, no lo dudé un momento y me colé en la pequeña red.

Fue mi perdición, porque la magia de Hira me enamoró. Hice del proyecto Hira, una parte mía y puse todo lo que me fue posible para que creciera. Poco a poco fui ascendiendo hasta llegar a integrar el Staff de Hira: el codiciado poder 😀

IRC: stop

Tengo que hacer un stop y  comentar que ANTRAX, el administrador de Underc0de, cuyo canal oficial lo tenía montado en Freenode, un día también decidió apoyar al proyecto de Pols, y trasladó el canal de #underc0de a Hira, todo se completó. Reunía en un solo sitio dos comunidades queridas donde los momentos felices se multiplicaron.

Difícil es olvidar, cuando nos íbamos a la greña por las decisiones de Hira 😀 , ya que en definitiva, Polsaker (el gran Fuhrer, como le decimos), tenía la última palabra. Más era estupendo, opinar sin mucho orden y Pols soportando las ideas de todos, porque hasta el nombre de los servidores se sometió a voto. Fueron tiempos mágicos e inolvidables, solo yo sé lo que me divertí en Hira.

Nacimiento de Hirana

Los años fueron pasando y las personas van ampliando sus proyectos o cambiándolos, y después de casi seis años, Polsaker necesitaba seguir otros rumbos e Hira se cerró.

Fue en ese momento, que cogí el ADN de Hira (que había anidado en mi corazón) y con un grupo de amigos decidimos darle nacimiento a Hirana. Somos la continuación de Hira. La magia sigue viva:  Hirana construye historia.

Para la segunda parte de la historia de Hirana, dejo toda la trama de las cabras, los animalitos de cuatro patas, que tanta diversión nos dio y nos siguen dando.

Gabriela


8 comentarios

Maguito · 19/02/2021 a las 15:41

Hirana viene con más y mejor! 😛

ronin The worthy · 20/02/2021 a las 17:03

En verdad te felicito Gabriela por compartir con nosotros años de historias de esta comunidad hermosa y única, es algo que tenias planeado y que por una u otra razón no quería salir pero por fin vio la luz, estos testimonios sin duda acrecentan en los nomadas como yo, un sentimiento de cariño a la magia del lugar, de pertenencia al lugar y apreciamos como pocos el calor que recibes en ella de todos los que la conforman.

Hirana: una red con historia (parte II). Las Cabras - Hirana.net · 19/02/2021 a las 21:58

[…] La segunda parte de la historia de Hirana la voy a dedicar a las Cabras. Podéis ver la primera parte de este relato aquí. […]

HiraClient: Un cliente mágico de IRC. (Parte I) - Hirana.net · 21/02/2021 a las 01:26

[…] los nostálgicos. Nuestra red no fue ajena a la mudanza (o fuga) de los usuarios, poco a poco la magia se apagaba. Solo éramos unos pocos guerreros manteniendo la chispa que se extinguía día tras […]

El Misterio del Espejo - Hirana.net · 05/03/2021 a las 20:09

[…] me fui animando y  día sí, otro no, charleteabamos. También  le comenté de Hirana, nuestra pequeña red de IRC.  El tema quedó ahí, sin […]

Polsaker: Lord de las Tierras de Hira. El Gran Fuhrer - Hirana.net · 06/03/2021 a las 06:35

[…] otras entradas (aquí , aquí y aquí) les comentaba de cómo me metí en esto del IRC (venga, vicio total) así que solo […]

Los Peligros de Hirana: una red de IRC - Hirana.net · 14/03/2021 a las 06:34

[…] seguro o lo suficientemente seguro. Me refiero a otros peligros. Más precisamente, los peligros de Hira primero y de Hirana (la sucesora) […]

Códigos de Users en Hirana - Hirana.net · 14/03/2021 a las 21:00

[…] Hirana, tenemos nuestras cosas particulares. Siempre con el ánimo de pasar buenos y gratos momentos. […]

Deja una respuesta