Hablemos de Kalov

Sabéis que me gusta hacer entradas de los users del IRC. Estoy en deuda con muchos usuarios, pero bueno me tiene que dar la  vena para poder escribir, venga salirme espontáneo. Así que hoy os hablaré de Kalov, y en particular de su magia.

A Kalov lo conozco hace unos meses nada más. Él llegó a nuestra red a través del espejo como os cuento en el post «El Misterio del espejo». Kalov cruzó el portal y se quedó. No sabemos bien la razón de permanecer en nuestra pequeña red, pero lo que sí sé es que Kalov es peculiar.

Kalov no habla mucho; sin embargo, Kalov entiende de noches largas o de horas más silenciosas que estatuas de cementerio.  Kalov está emparentado con los vampiros (aunque lucha por corregirlo), tiene un sueño desordenado (como yo), por eso  muchas madrugadas me hace compañía.

De tanto en tanto me envía alguna música, en general clásica, porque compartimos esa preferencia musical.

Kalov, me ha orientado cuando no sé qué cocinar, porque a kalov le encanta la cocina. Así que me ha pasado alguna recetilla sencilla, la cual yo le agradezco. O me ha dado alguna página para viciar online, porque Kalov participa o participaba del grupo de los viciadores.  También he tenido el privilegio de que me ha compartido su proyecto.

Quizá esto que os relato no os llame la atención. Quizá.

La magia de Kalov

Lo llamativo de Kalov, es otra cosa: es su cara oculta. Y no es porque el atravesó el portal, que bien puede ser influencia, pero no es por eso. Kalov ha estado en Hirana en los momentos más apagados. Si no está, lo echo a faltar.

Sí, hubo noches en que ni un solo user atravesó la puerta mágica, y ahí estaba Kalov, con sus silencios, pero que al preguntarle: “Kalov, estás?” Respondía: “Sí”.

Yo no me atrevo a decir que Kalov es un hechizado, pero se comporta como alguien intuitivo y compañero; que sabe arropar con algún leño cuando la hoguera  parece que se extingue.

A veces, huelgan las palabras, alcanza el apapacho desde la presencia compañera, ese es un lado de Kalov que seguramente no todos conocéis, pero yo he podido percibirlo.

¿Es la magia de Hirana? No. Es la magia de Kalov. Viva, oculta, invisible, pero tan presente que casi se puede tocar. El IRC, solo nos permite descubrirla.

Gracias, Kalov.

Gabriela


0 comentarios

Deja una respuesta

Salir de la versión móvil